Baile de prostitutas prostitutas nazis

baile de prostitutas prostitutas nazis

Otros pueblos han dejado rastros luminosos por sus obras en el dominio del bien, de la belleza y de la verdad. He aquí por qué la frase de Sócrates: Estas líneas, escritas por un sabio neurólogo y psiquiatra, el profesor G. Librairia Académica, Bucarest, Pues la finalidad perseguida por el eugenismo, como muestra el profesor G. El eugenismo tiene, pues, un lado negativo y otro positivo. Es cierto que la ciencia eugénica empieza a ser aplicada en ciertos países en gran escala.

Funcionaban tribunales eugénicos y 26 Tribunales de Casación; se había preparado un personal técnico y jurídico en escuelas especiales. Los motivos de esterilización eran la debilidad mental, la demencia precoz, los estados de manía depresiva, la enfermedad de Huntington, el alcoholismo grave, las deformidades corporales, así como la epilepsia, la ceguera y la sordera hereditarias. En , se intentaron Aplicada bajo el aspecto de una vasta acción de higiene de la raza, la ley sobre la esterilización ha sido extendida a todos los individuos atacados de enfermedades hereditarias.

Eran los signos anunciadores del hundimiento final, del caos en el cual el Tercer Reich debía disolverse y aniquilarse, semejante a un bosque podrido, con las raíces hundidas en pantanos envenenados. Alemania, lo mismo que Italia y el Japón —los tres países que poseen un surplus de población, educada en el culto de la fuerza bruta, del imperialismo militarista y obscurantista, del que surgió el incendio que ha asolado el mundo de hasta — ha sido vencida y ocupada por los aliados.

A esta paz tienen igualmente derecho los individuos de los países dictatoriales que han resistido y sobrevivido a los horrores del antiguo régimen. Millones de tales sub-hombres deben ser realmente reeducados como si se tratase de débiles mentales. Y si son incurables, deben ser esterilizados, pero teniendo en cuenta todas las reglas de una ciencia honrada y prudente.

En Alemania, la operación de la esterilización debería ser efectuada por los alemanes que, por su resistencia al frenesí del Mal, han probado —en su propio país y en el exilio— que existe todavía una esperanza de redención, incluso si los culpables se han hundido todos en el abismo de su abyección, arrastrando con ellos a numerosas víctimas inocentes.

Este ideal no es sino una de las tantas manifestaciones del romanticismo antropológico. Netamente braquicéfalos han sido figuras representativas de Alemania: El mito ario entra perfectamente en el cuadro de la mística nacional-socialista.

Por un lado exalta el sentido nacional, por otro halaga al pueblo confiriéndole una especie de nobleza congénita. Ciertamente, hay verdad en este cuadrito de un oficio de investigaciones genealógicas trazado por el Voelkischer Beobachter, de Munich, en agosto de Me encontraba en el escritorio de la mujer de ancestros de la oficina de investigaciones genealógicas de Munich.

Después de varias personas que habían ido para informarse, se hizo entrar a un joven que iba a casarse y tenía necesidad de establecer la lista de sus ascendientes. Una quincena antes había hecho su pedido y ahora la mujer de ancestros se puso a leerle la lista de sus abuelos. Al contrario, en los no-nórdicos la masticación vertical tiende, como en los animales, a ser ruidosa.

Se la ve gesticular hipócritamente, feliz de poder ser molesta. La antropología hitleriana enseña:. El cuadro de las razas debe considerarse en distintas familias alemanas. Y debe ser diligentemente estudiado el A. La raza dirigente es la raza nórdica.

Sus características son las siguientes: El hombre nórdico es grande, delgado, tiene las piernas largas. La raza nórdica se distingue por la cabeza alargada, la cara angosta, el cuello largo, la nariz angosta, los labios delgados y el mentón acentuado. El color del iris varía entre el azul y el gris.

El hombre nórdico se distingue por su audacia, su rectitud, su coraje, su sinceridad, su magnanimidad y su amor al orden.

El hombre occidental es de talla pequeña: El color de los cabellos varía entre el castaño y el negro; el iris entre el pardo y el negro. La raza occidental no tiene sino pocos representantes en Alemania. Se hace notar por su orgullo, su falta de principios, la ausencia del sentido del orden y la tendencia a la crueldad.

La cabeza y la cara son redondos, el corte transversal de la cabeza corresponde a un óvalo. La frente es ancha, la nariz larga y curvada del tipo aguileño, el mentón acentuado y puntiagudo; las orejas son casi siempre grandes y carnosas; los cabellos rizados castaños o negros, la piel morena, el iris casi negro. Sus cualidades dominantes son la fuerza, la rectitud, la audacia, la honestidad, el amor a la patria, la confianza en sí.

Esta raza ha provisto muchos grandes hombres. Es de talla pequeña, 1m Las piernas son cortas; las manos y caderas carnudas, como si estuvieran acolchadas; la cabeza es redonda y se halla sobre un cuello muy corto; la cara, obtusa; el mentón es ancho y redondo; los ojos, un poco apretados.

El hombre oriental da siempre la impresión de ser sucio y descuidado. Su piel es amarilla y muerta, sus cabellos tupidos y enmarañados. El hombre oriental tiene espíritu estrecho sin vuelos de fantasía, es incapaz de grandes pensamientos. El oriental se distingue por su menosprecio y su odio hacia la raza nórdica. Los matrimonios mixtos entre nórdicos y orientales siempre son desdichados.

Pese a la discordia eterna, el matrimonio en que hombre y mujer son orientales es algunas veces soportable. En Alemania oriental se halla a menudo una raza que, por el color de sus cabellos, la forma de su cabeza y por los ojos, se podría tomar por la raza nórdica. Los cabellos son claros, y van del rubio ceniza al dorado; la piel es gris y los ojos color de agua. Tras un exterior calmo se oculta un espíritu eternamente descontento, una alta opinión de sí mismo y una débil voluntad.

El instinto sexual se presenta en él en formas repugnantes: El bolchevismo tiende a introducir esas formas en el mundo entero. La raza oriental se vuelve igualmente hacia el comunismo, lo que se expresa en numerosos crímenes contra la propiedad que caracterizan a esta raza.

Así es cómo los checos son conocidos como ladrones en el mundo entero. La misma literatura de propaganda racista admite, como hemos visto, la heterogeneidad étnica de la población alemana. Un diario hitleriano Koralle, 31 de agosto de decía: Los agentes de nuestra cultura deben reclutarse entre individuos de una raza de una mezcla racial determinada: No se trata de un caso.

El homo germanicus no prevalece en Alemania. Una encuesta verificada en las escuelas alemanas dio los siguientes resultados:. El tipo nórdico se halla esparcido en toda Europa y no constituye en Alemania una base posible para la purificación de la raza.

El abate Boleslaw Rosinski, profesor de la Universidad de Lwow, decía en un artículo sobre el problema de las razas desde el punto de vista antropológico Gazeta Polska, Varsovia, agosto de Todas las nacionalidades que habitan Europa Central son del tipo ya armenoide, ya laponoide, o bien de [44] los diversos tipos secundarios.

Las relaciones proporcionales entre los diversos elementos pueden hallarse modificadas —por ejemplo— en el seno del pueblo. Esta evolución es obra de los factores hereditarios y de la selección natural. Los alemanes de las regiones centrales son, entre otros, quienes sufren esta evolución. Por consiguiente, si un pueblo cualquiera se propusiera cultivar, en el marco de sus fronteras, un solo tipo antropológico a fin de identificar la raza con la nación, debería comenzar por deshacerse de todos los individuos pertenecientes a los tipos antropológicos diferentes, a despecho de los sentimientos patrióticos que pudieran animarles y de su genealogía que les hace pertenecer a la patria desde muchas generaciones.

El mismo fundador del movimiento racial, no pasaría por el tamiz. No sólo el homo germanicus puro es un personaje mítico; también lo es el homo europeaus. La raza anglo-sajona tendría como vivero la Gran Bretaña, en la que las mezclas étnicas son grandísimas, y los Estados Unidos de Norte América, que son un mosaico étnico.

Y todos estos pueblos estaban bien lejos de ser razas puras. La mezcla de las razas ha hecho desaparecer la raza aria hasta en la India. En la misma India no ha podido ser observada. Nadie de nuestra casta podía comer o contraer matrimonio ni aun con otros bramanes en toda la India. Otros bramanes podrían comer con nosotros, pero ninguno de nosotros en casa de ellos. El casamiento fuera de nuestro medio era, pues, imposible, ya para los varones, ya para las mujeres.

Sin embargo, hablan de la pureza de la sangre latina, de la [47] sangre germana, de la sangre eslava porque imaginan que debe de ser y que es. No puede ser sino menos pura en Europa que en las Indias, porque ninguna ley ha sido aplicada sobre el casamiento para conservar pura la progenitura. El alma eslava con la que los críticos explican casi todos los aspectos de la literatura rusa es un mito, si se entiende como un complejo de actitudes ligadas con los caracteres étnicos.

En Leon Yudkin, ed. Hebrew Literature in the Wake of the Holocaust. Fairleigh Dickinson University Press. Israel and the Daughters of the Shoah: Reoccupying the Territories of Silence.

Archivado desde el original el 13 de mayo de Consultado el 14 de febrero de Sex slaves of the Third Reich , pp. Y a otros los llevaron hasta Inguring, donde ella seguía trabajando por aquel entonces. Los directores del Lebensborn belga de Wégimont evacuaron inmediatamente a todos los niños. Pero casi no había tiempo.

Los alemanes huyeron de Bélgica. Porque los aliados se estaban acercando. Fuimos en camión a Aix-la-Chapelle. A partir de ese momento, no sé qué fue de ella. Pero les dio igual. Me llevaron a Aix-la-Chapelle. Pero mi viaje se compuso de varias etapas. Y desde allí nos transportaron a un convento cerca de Dachau. Pero los oficiales de las SS querían conservar a los niños a cualquier precio. El 3 de mayo de , el ejército estadounidense tomó posesión de Steinguring.

Los soldado descubrieron el paritorio y a los niños educados para odiarlos. Cuando llegaron los estadounidenses, me di cuenta de que los consideraba el enemigo. Pero yo todo aquello lo veía mal. De repente, en , todo cambió. Y aquello me provocó grandes trastornos. Alemania estaba en ruinas. Y acomodados en conventos con huérfanos que venían de campos de concentración. Walter y la pequeña Gisela estaban entre ellos. Lo llevaban unas monjas.

Era un antiguo convento. Serían unos cien niños pequeños. No sé la cifra exacta. Nos acogieron en un ala del edificio. Los niños fueron enviados a todos los países aliados durante la guerra y que tenían políticas de adopción.

Incluso los nacidos en países ocupados, como Polonia, hablaban la lengua originaria del país. Por eso terminé en Francia. En , los servicios franceses de asentamiento familiar se llevaron de las Naciones Unidas a estos niños. Cuando llegamos al hospital de Metz, nos entregaron a los servicios de ayuda social. Nos metieron en orfanatos. Y nos otorgaron la llamada ayuda al bienestar. Luego nos asignaron a familias con nodrizas. Por aquel entonces no se llamaban familias de acogida.

Los servicios de ayuda social borraron los historiales de nacimiento, como era habitual para los niños bajo la tutela del Estado. Gisela Heidenreich descubrió que la familia con la que vivía no era su verdadera familia. Aquello me hizo mucha ilusión. Cuando llegó, los chicos lo abrazaron diciendo: Yo hice lo mismo, dije: Y entonces se produjo el primer trauma de mi vida.

Y diciéndole a su mujer: Me quedé de piedra. Me dijeron que no era nada, que yo no lo entendería, que no lo decía en serio. Es como si de repente me hubiera quedado sin identidad.

De repente, era una niña que no sabía quién era. En un país traumatizado tras cinco años de ocupación, estos bebés simbolizaban la colaboración de miles de noruegos con el enemigo. Cuando atravesamos el centro de Oslo hacia la casa de mi madre, me prohibieron que hablara. Por eso, durante el primer mes que viví allí, no me permitieron hablar. En , cuando Thorleif Blatt tenía doce años, la historia oculta tras su nacimiento llamó a su puerta.

Mi madre quería casarse con un noruego. Yo complicaba las cosas. El hombre con el que mi madre se quería casar, no quería que yo formara parte del matrimonio.

La madre de él odiaba profundamente a los alemanes. Y le había dicho: Por eso decidió meterme en un orfanato. No sé si esto pasaba en todos los países.

Pero el odio a los alemanes fue generalizado durante mucho tiempo después de la guerra. A muchos de aquellos niños les esperaba un destino mucho peor que el de Thorleif. Algunos de los que habían vivido en Noruega, atravesaron un infierno al término de la guerra por haber nacido en un Lebensborn. Su madre, noruega, lo siguió a Alemania, dejando a su hijo en un hogar infantil nazi.

Yo nunca supe adónde se había marchado. A partir de , las autoridades de Oslo apoyaron a Paul Hansen, y a miles de niños. De repente, me vio rodeado de gente muy enferma, que gritaba por la noche. Nos declararon oficialmente retrasados. Vino un médico al hospital nacional. Y diagnosticó que todos éramos retrasados. Y era porque habíamos nacido en un Lebensborn. No recuerdo qué pasó después. Pero sé que cuando salíamos a la ciudad a dar un paseo, la gente se reíla de nosotros y decía: Nos llamaban los raritos de Edmanyor.

No me sé las historias de todos los niños. Pero fui presidente de la asociación de los niños de la guerra, de los Lebensborn, y escuché muchas historias terroríficas. Cuesta entender el alcance de los abusos que tuvieron lugar en los orfanatos y hogares de acogida. Lasa autoridades noruegas consideraban que aquellos niños era inferiores y que eran una posible quinta columna en el futuro. En Francia, nadie temía por la aparición de una quinta columna, puesto que los niños desconocían de dónde venían.

Cuando Gisèle llegó a Francia, una familia de Nancy la adoptó. Creció en una familia llena de amor, con una madre que se ocupó de ella, y nunca dudó de su pasado.

Pero en , diez años después de la guerra, descubrió por casualidad su verdadero nombre. A los diez años empecé a sentirme diferente. Los otros niños habían empezado a llamarme cosas y decirme que había sido adoptada. Lo pasé muy mal. Pregunté a mis padres si había sido adoptada. Me respondieron que sí. Y me entregaron mi acta de nacimiento. Descubrí entonces que mi verdadero nombre era Magula. Guardé aquel archivo en un cajón y lo olvidé.

Otros niños eran incapaces de enterrar un pasado que condicionaba en gran medida su presente. Temiendo que, si lo llamaba por su nombre, saldría a la luz que había nacido en un Lebensborn. Yo tenía 16 años. Lo abrió, sacó un documento y me lo entregó.

Y el nombre era Erwin Schmidt. Empecé a hacerme preguntas. Mi madre me dijo que era un secreto. Y que nadie podía enterarse. Y lo arrojó a la chimenea. Poco a poco, a cuentagotas, mi madre me fue dando información. Mencionó a mi padre. Pero en cuanto yo intentaba profundizar, ella se cerraba en banda y cambiaba de tema. Ella siempre me llamó Hervé. A cada uno de los niños nacidos en los Lebensborn les aguardaba un futuro muy distinto. Luchó durante treinta años por poder acceder a su archivo de ayuda social.

Buscó a su madre. Cuando empecé a investigar mi pasado, no comprendía cómo era posible que una madre o un padre no quisieran encontrar a su hijo. Me dije que, si los encontraba, les preguntaría por qué no habían intentado encontrarme. Pero luego las cosas cambian. Fue una alegría y una decepción. Me decepcionó descubrir a una señora mayor. Así que no recordaba su cara. Tras años de especulaciones, Walter se enteró de que procedía del Lebensborn belga de Wégimont.

Walter quería saber si había sido concebido por amor o por amor al Reich. Le pedí que me explicara lo que había pasado. Me contó que todo había pasado cuando ella era joven, que solo tenía 18 años. Y trabajaba allí como ayudante de cocina. Ni siquiera era la cocinera principal. Se ocupaba de preparar los biberones. Y que me llevó al trabajo con ella. Al parecer, eso se permitía. Le pregunté qué había sido de mi padre. Me enseñó una fotografía. Y no supe qué decir. Aparecía yo entre los brazos de mi padre.

Él estaba en cuclillas. Y me sujetaba entre las piernas. Los niños de los paritorios nazis tuvieron que esperar hasta para conseguir las respuestas que tanto buscaban. Esa es la fecha en la que Cruz Roja abrió sus archivos, sesenta años después de la guerra, toda una vida. Solo puedo decir que fue muy difícil asimilarlo. He pasado 65 años de mi vida entre tinieblas. Soy una persona muy cerrada.

Aquello me dejó huella. He pasado muchos años sin saber de dónde era. Cuando su madre adoptiva murió, el marido de esta la invitó a investigar sus orígenes.

Me costó mucho hablar de aquello. Y todavía me sigue costando. No somos los responsables, sino las víctimas. Pero desde la guerra la gente ha tenido muchos prejuicios sobre los niños de los Lebensborn.

A mí me daba vergüenza. Me puse en contacto con mi hermano pequeño. Me recibió con los brazos abiertos.

Me habló de nuestra madre biológica. Digo biológica porque es lo que es. Pero eso es todo. No había nombres ni nada. Tras la guerra, eso era sinónimo de declararlo muerto. No volví a hacer preguntas sobre él. Tengo que admitir que no me interesaba buscar a mi padre. Pero seis meses después de la muerte de mi madre, mi padre me encontró a mí. Fue como una mala película. Pero era mi realidad.

Mi padre acababa de cumplir los Obviamente, quería a alguien que lo cuidara. Y se acordó de que tenía una hija. Helga Kahrau descubrió que su padre había sido un alto cargo de las SS, consciente de la finalidad de los Lebensborn.

Los niños de los Lebensborn fueron los huérfanos de la historia. Del 10 de octubre de al 10 de marzo del 48, las cuatro organizaciones de las SS que dirigían el programa nazi de pureza racial, fueron investigadas durante los juicios de Nuremberg. El coronel Max Zolman, director del programa, a su lado Ingar Wilmer, su ayudante, y Gregor Ebner, el médico oficial de la organización.

Quedaron absueltos de los cargos de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad. Entonces nadie pudo demostrar aquellos delitos. Era una organización criminal, sin duda. Pero mi madre siempre dijo: Lo solía decir a menudo. No paraba de repetirlo. A los niños de los Lebensborn les sigue acompañando este dolor en su día a día. Heinrich Himmler, comandante en jefe de las SS, organizó la persecución de los enemigos políticos del dictador.

Bajo el símbolo de la rueda solar, se creó su propio imperio dentro del III Reich. Heinrich Himmler creía de verdad en el nacionalsocialismo. No hay duda de que lo creía ciegamente.

Estaba convencido de que había dos grupos diferentes: En la familia estaba considerado como la oveja negra. Era un intento de distanciarse de Heinrich, esa persona con la que nadie quería tener nada que ver tras la guerra. Lógicamente, todo el mundo intentaba marcar las distancias con él. En el sistema de campos de exterminio, seis millones de personas fueron víctimas del terror. Quiero hablarles abiertamente de un capítulo muy duro. Me refiero a la evacuación de los judíos, la erradicación del pueblo judío.

Los sentimientos habían desaparecido. Tras las huellas de su historia familiar, Katrin Himmler visita el campo de concentración de Dachau. Su tío abuelo Heinrich puso en marcha este campo cerca de Munich en marzo de Durante 12 años, dirigió el sistema del terror nacionalsocialista y llevó a cabo la aniquilación de los judíos europeos. Cuando los aliados liberaron el campo en , los horrores del holocausto salieron a la luz. Una pregunta especialmente dolorosa para los familiares de los culpables.

Durante mucho tiempo, nadie entendía que Heinrich Himmler se hubiese criado en una familia aparentemente normal y culta. Incluso decían que era muy bueno con los niños. Sus esbirros seguían sin mostrar piedad por sus víctimas, que enviaban en trenes al oeste. Se mataban unos a otros solo para tener un poco de espacio.

Estaban como sardinas en lata. Recuerdo que se revolvían e intentaban moverse. Llegó uno de las SS y, al ver que se estaba moviendo, sacó la Parabellum y lo mató.

Le disparó aquí, le atravesó la vena y yo lo vi morir. Es algo que no olvidaré nunca. En , su familia se mudó a Landshut, donde vivían en la misma plaza del pueblo. El padre de Himmler controlaba el desarrollo de sus hijos con severidad y pedagogía. Era el niño débil y enfermizo, pero siempre intentó obligar a su cuerpo a realizar esfuerzos físicos que no podía llevar a cabo. Sus padres le exigían un gran rendimiento escolar, y el espíritu militarista de la época lo sometía a gran presión física.

La formación paramilitar comenzaba pronto y todos los niños querían ser soldados. No encajaba en la imagen de soldado y tuvo que esforzarse para estar a la altura de las expectativas. Cuando estalló la I Guerra Mundial en agosto de , Heinrich registraba en su diario el progreso de la guerra.

Se emocionaba con las victorias alemanas y se indignaba por la falta de entusiasmo entre la población civil. A los 17 años, quiso hacerse oficial y consiguió imponer ante su padre su deseo de abandonar los estudios e ingresar en el Ejército.

Al principio sufrió, porque veía que no estaba hecho para eso, pero su idealismo era tan fuerte que siguió luchando contra la realidad. Se dio cuenta de que Hitler era un buen político, pero no se dejó impresionar. Sin embargo, participó en el intento de golpe de estado de en Munich. En aquel tiempo la organización era el servicio de seguridad de las reuniones nazis.

En , Hitler lo nombró segundo del comandante en jefe del Escuadrón de Protección. Su fanatismo y su capacidad para imponerse impresionan a los líderes del partido. Vivía cerca de Munich y su esposa Marga tenía una granja de pollos. Cuando Hitler lo puso al mando de las SS, Himmler transformó una organización insignificante en un potente ejército al servicio de los nazis. A lo largo de los años consideró que su papel era el de un héroe solitario, un luchador por el movimiento, por la patria alemana.

Se veía como alguien con voluntad para salvar al país, para defender posiciones aparentemente perdidas. Llegó a una conclusión: Para Himmler, la toma de poder de los nazis en no supuso un gran progreso para su carrera al principio. Siguió siendo jefe de policía en Munich, pero en menos de un año tenía el mando de la policía política.

Las SS de Himmler fueron el instrumento que permitió a Hitler afianzarse en el poder. Desde el principio quedó claro que era un aparato de terror y represión. Perseguía sin compasión a sus rivales políticos y a quien no encajaba en la imagen racial de los nacionalsocialistas, personas que no tenían cabida en la comunidad soñada por motivos de raza u otra índole.

Creo que no fue un problema moral excluir, perseguir y finalmente asesinar a esas personas. Investigando la historia de su familia, Lucille Eichengreen viaja de California a Hamburgo. Allí nació en , con el nombre de Cecelia Landau. Cuando los nazis llegaron al poder, estudiaba en la escuela de las hijas de Israel. La vida de esta hija de un comerciante polaco perdió su estabilidad de golpe. Nuestros vecinos nos retiraron el saludo. Los hombres comenzaban a llevar los uniformes.

Quería saber lo que era, la duda me atormentaba. Eso tampoco me aclaró nada. La policía estaba presente y las SS también. La gente estaba de pie a los lados de la calle. Hitler pasó en un coche descapotable. Yo estaba en la primera o en la segunda fila. Mi madre me puso la mano derecha en la cabeza. Todo parecía bastante normal, pero yo estaba muerta de miedo. En Praga, la capital checoslovaca, las familias judías no tenían nada que temer a mediados de los años Mi familia era de clase media alta.

Yo era feliz sobre todo con mi madre, una mujer muy culta y con una gran vida social, que se esforzó en darme una educación correcta, sin ser autoritaria. Esto es muy importante: Me envió a un centro de preescolar inglés, a una escuela primaria alemana y a un instituto checo. Para mí era muy importante. Me dio la base para toda mi vida posterior. Me sirvió de mucho en los campos de exterminio porque, de lo contrario, no hubiera sido capaz de resistir.

Para alcanzar sus objetivos, Heinrich Himmler estaba dispuesto a caer sobre sus mentores y compañeros de partido y asesinarlos sin compasión. A Katrin no le interesa mucho saber cómo su tío abuelo se convirtió en asesino. Katrin descubrió que su abuelo Ernst Himmler tenía buena relación con su hermano. Ni sus dos hermanos ni sus padres llegaron a cometer crímenes contra la Humanidad, no asesinaron a nadie, pero vivían cómodos en el sistema.

Incluso estaban de acuerdo con el nazismo. Recuperó antiguas costumbres paganas, como la celebración de los solsticios. Himmler envió investigadores incluso al Tíbet, buscando pruebas de su teoría sobre el origen de la raza superior.

El culto al germanismo no pasó de un intento fracasado de construir una nueva visión del mundo. Respetaba especialmente a Enrique I y, en , peregrinó a su tumba, en la catedral de Quedlinburg.

En su discurso, Himmler dijo que el rey, al igual que Hitler, había recibido una terrible herencia. X, Alemania había perdido el Este a manos de los eslavos. Heinrich Himler lo eligió como centro seudorreligioso de las SS a mediados de los años En la cripta se conservarían los anillos de la calavera de los mandos de las SS fallecidos. Creo que era propio de él crear una organización así, pues siempre le había gustado sentirse en el papel del que lo organiza todo, del que tiene la visión de conjunto.

Le gustaba cuidar a su gente. Se ocupaba personalmente de todo. Al mismo tiempo, también le gustaba tener el poder para castigar con severidad cuando lo consideraba necesario. Esa doble función, en mi opinión, la había aprendido de su padre, una figura paternal y benévola que también sabía ser estricta cuando era necesario.

Cuando se hizo con el mando de la policía alemana, ordenó la construcción de los campos de concentración. En esta foto aparece visitando el nuevo campo de Buchenwald, cerca de Weimar. Tenía que asegurarse de que el aparato del terror funcionaba correctamente. El comandante en jefe tenía el poder de decidir quién perdía su libertad y quién la recuperaba.

Hitler dedicó años a rearmar el país y, paso a paso, llevó a cabo su plan expansionista. Fue terrible cuando los alemanes ocuparon el resto de Checoslovaquia y entraron en Praga con todos sus efectivos: Fue una gran decepción para el pueblo, que se sintió abandonado por los aliados y perdió de golpe la moral.

Entonces, todos estaban dispuestos a cooperar con los nazis. Intentamos huir de Checoslovaquia, pero entonces empezó la agresión contra Polonia y cerraron la frontera. Yo tenía parientes muy ricos que estaban dispuestos a mandarme a un colegio a Inglaterra pero, cuando iba a irme, cerraron las fronteras y ya no pude huir. Desde las entrañas del III Reich, la policía secreta de Himmler se garantizaba que los nazis tuviesen todo el poder.

Quien quisiera saber qué había sido de un familiar, tenía que acudir en persona a la Gestapo. Al comienzo de la guerra, el 1 de septiembre de , detuvieron a Benjamin Landau, su padre. Mi madre fue muchas veces a solicitar que liberasen a mi padre, y yo iba con ella. Una vez trajeron a mi padre con un traje a rayas de presidiario y un gorro a rayas. No nos permitieron tocarnos. Fueron solo un par de minutos. Le habíamos llevado una chocolatina y se la pasamos por encima de la mesa. Landau fue deportado al campo de Dachau como extranjero hostil.

La familia esperó su liberación hasta el 21 de febrero de La arrojaron sobre la mesa y dijeron: Enterramos sus cenizas en el cementerio pero, naturalmente, no sabemos si eran las de mi padre. A principios de mayo de , Heinrich Himmler visitó la Acrópolis de Atenas en un viaje de estudios a la cuna de la civilización europea.

Descubrieron que se sentían atraídos por la ideología nacionalsocialista y por la forma prusiana de comportarse, de escuchar las órdenes, y cumplirlas sin cuestionarlas. Por eso hicieron cosas que solo podían justificarse por la ideología. Querían creer, aunque no creyesen de verdad. Querían creer que lo que hacían era lo correcto, que era por el bien de la nación. Por eso entraron en esa organización, porque creían que era algo que podían aceptar y disfrutar, algo con lo que se sentirían satisfechos, y les daba la justificación para hacer cosas que, de otro modo, hubieran sido imposibles.

En junio de , el comandante en jefe de las SS comunicó a sus generales de división, durante una reunión secreta en Wewelsburg, que la campana contra la Unión Soviética era inminente.

En su discurso, Himmler manifestó su convicción de que 30 millones de personas serían víctimas de sus monstruosos planes en el Este. Tanto él como sus seguidores confiaban en una victoria segura debido a la inferioridad de la raza eslava. En pocas semanas hicieron prisioneros a millones de soldados del Ejército Rojo. El 14 de agosto de , viajó con una delegación a la ciudad ocupada de Minsk, para informarse con los altos mandos de las SS de los progresos de la guerra de aniquilación en el Este.

La agenda de Himmler indica que tenía previsto presenciar la ejecución de guerrilleros y judíos. Desde su punto de vista, las víctimas no tienen derecho a la vida. Con todos los que estaban al otro lado de la línea, no se aplicaba la humanidad.

Había una frontera clara. Lo fundamental es esa barrera psicológica. Estaban obligados a llevar la estrella amarilla, por lo que quedaban estigmatizados. En otoño de , comenzaron las deportaciones en las grandes ciudades. Debían acudir a los puntos de reunión y no podían llevar consigo muchos efectos personales. Sala Landau y sus hijas, Cecilia y Karin, recibieron la orden de evacuación el 21 de octubre de en Hamburgo.

Llegó una orden por escrito de la Gestapo. Nos daban dos días de plazo. Solo una maleta por persona. Viajamos en vagones cerrados de tercera clase. Los vagones estaban cerrados por fuera.

Los niños lloraban y estaban muy inquietos. El tren iba muy lento. En ese tren, viajaban personas de Hamburgo, de las cuales, sobrevivieron tres. El viaje acababa en Litzmannstadt, en la región anexionada de Polonia. Lucille Eichengreen ha viajado a Lodz para visitar el escenario de su sufrimiento. No tarda en encontrar el barrio donde estaba el gueto a su llegada en otoño de Cada familia tenía un catre. En medio de la habitación, había un horno. Cuando pienso en esa casa, en ese cuarto, recuerdo a mi hermana pequeña, que tenía miedo de las chinches que caían del techo por las noches.

Cecilia Landau acababa de cumplir 16 años y todavía creía en los milagros. Organizó la llamada "solución final de la cuestión judía", el exterminio de los judíos europeos. Entre las primeras personas deportadas, estaba mi tío. Hubiera podido huir del país, pero no quiso. También deportaron a mi padre a Theresienstadt para trabajar en la industria.

De los miles de personas que llegaban, algunos eran deportados de nuevo y otros se quedaban. Nunca nos había pasado nada así. Por supuesto, entendimos que la deportación a Theresiendstadt suponía perder todo lo que teníamos. Heydrich transformó una antigua fortaleza al noroeste de Praga en un campo de concentración para 10 checos. Los nazis hicieron correr la voz de que las condiciones de vida eran buenas.

Mi padre nos seguía escribiendo.

Hasta , había alrededor de burdeles militares de esta clase en la Europa ocupada por los alemanes. Seidler, afirmó que las mujeres extranjeras que estaban registradas en los burdeles militares alemanes habían sido prostitutas ya antes de la guerra. Las prostitutas tuvieron un control médico planificado de enfermedades venéreas. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Wayne State University Press. Consultado el 12 de enero de En Leon Yudkin, ed.

Hebrew Literature in the Wake of the Holocaust. Los soldados la rodearon. Ghers se precipitó y lanzó una granada sobre Lia. Llevaron ante Jost al viejo Ruttman, una noche, después que los alemanes se hubieron encarnizado sobre todas las víctimas.

El anciano se lanzó sobre Jost, al que abrió el vientre con un cuchillo que tenía escondido. He aquí un caso entre millares, decenas de millares. Aislados en su propia ignominia, ya no podían contenerse: Los horrores realizados por los ejércitos alemanes, la Gestapo y las bandas de los S. Podían matar, desvalijar y sobre todo violar a seres a los que ellos no podían amar que rechazaban horrorizados sus apetitos monstruosos.

Y los invertidos de toda clase, los activos y los pasivos, los que antes se prostituían por dinero y los que eran predispuestos por naturaleza, encontraban al fin en la destrucción de los valores morales, provocada por el caos de la guerra, la posibilidad de dar libre curso a sus instintos —no importa donde, no importa cuando, no importa como; ellos que durante tanto tiempo habían vivido obsesionados por la amenaza del artículo del Código Penal.

Menciono una de ellas:. Los alemanes hicieron instalar en nuestra barraca una polea a la cual suspendieron un hilo eléctrico. Cuando, la noche siguiente, entraron en la barraca, yo pensé que mi fin había llegado. Cerca de mi yacía un camarada herido.

Le arrancaron los harapos que le servían de vestido. Después ataron el hilo al órgano genital del desgraciado y los alemanes empezaron a remontar la correa. Después, en medio de las carcajadas y los gritos salvajes, lanzaron a la calle al hombre, mutilado. Este hecho es verdaderamente un símbolo típico del sadismo sexual que se desencadenó, en un paroxismo de voluptuosidad, en plena guerra total, entre las hordas de especialistas del crimen [25] y de la destrucción.

La mujer alemana bajo el régimen nazi. En cuanto a la mujer alemana, su situación fue agravada bajo el régimen nazi: Carne de cañón, carne de trabajo forzado para los privilegiados del Estado totalitario, y para sus funcionarios, todos uniformados.

Ella debe obedecer tan ciegamente como los robots del asesinato y de la destrucción: En sus expediciones punitivas contra los que se negaban a aceptarlo, no hacían ninguna distinción de sexo ni de edad. Muchas mujeres, las muy jóvenes como las de mayor edad, han sido horriblemente torturadas en el curso de los largos interrogatorios nazis; las torturas solo se diferenciaban por su amplitud de las que se usaron durante la guerra.

De a , las mujeres socialistas y antifascistas, constituyendo inmensos rebaños de prisioneras, fueron conducidas, desde todos los rincones del Reich, hacia los campos de concentración. Y esto significaba, de acuerdo con el decreto sanguinario de Goering, la pena de muerte. Golpes de matraca y de cuerdas de buey, puñetazos en la cara, heridas graves a las que no se cuidaba; de todas las atrocidades fueron víctimas las mujeres en las cuevas y en los cuarteles de los S.

En fin, algo monstruoso e indescriptible. Crímenes, atentados, violaciones, mutilaciones He aquí un ejemplo de mutilación mortal de las mujeres, tan espantoso como la mutilación de los hombres —y al mismo tiempo tan simbólico en lo que concierne a la correlación entre los horrores de la guerra y el sadismo sexual.

Uno de los testigos citados en el proceso del mariscal Pétain, Ida Schwartz, jefe de un grupo de resistencia en Francia, ha relatado, entre otros, el episodio siguiente:. Se les señaló un solo lugar de consulta en París, el hospital fundado por Rostchild.

Seis enfermeras se pusieron [29] en contacto con el movimiento, de resistencia para enviarles los enfermos que debían ser así deportados Un día, sabiendo que una importante batida estaba prevista, las enfermeras liberaron a ocho judíos, a los que condujeron hasta el movimiento clandestino.

Al día siguiente, todos los enfermos fueron obligados a salir al patio, donde helaba hasta congelar las piedras; en su presencia las seis enfermeras fueron cruelmente golpeadas y tendidas sobre el suelo. Contentémonos con citar un telegrama de Londres, relativo al proceso de Luneburg, donde fueron juzgados Josef Krammer y 45 otros acusados: Un médico hizo transfusiones de sangre de mujeres pertenecientes a un grupo sanguíneo a internadas pertenecientes a otro grupo.

Todas estas mujeres cayeron gravemente enfermas y muchas murieron. Un otro médico S. Otro testigo de la acusación ha citado el caso de una internada a quien el médico clavo sobre el pecho una placa de metal por la que hizo pasar la corriente eléctrica sin que antes fuese previamente insensibilizada.

Lo que sufrieron las mujeres en los campos de concentración y en las prisiones no es en nada inferior a las torturas infringidas a los hombres. Y sin embargo, en algunos campos de concentración, las [30] mujeres daban a luz. Conoció toda la gama de los sufrimientos y de las humillaciones, imposibles de describir con palabras y que sólo pudieron sentir los que la han sufrido.

Llovía a mares sobre el techo de la barraca de madera, por encima del cuerpo contorsionado por los dolores del alumbramiento. Mil mujeres la vieron en el fango, el cuerpo medio desnudo, bañado en su propia sangre. Destrozamos nuestras camisas sucias para envolver a la criatura. He visto a un pequeño, morado de frío, tendido sobre el cemento fangoso, gimiendo bajo la lluvia que inundaba su cuerpecito.

A pesar de este sacrificio, la madre no pudo conservar a su hijo: Fue concebido en el hogar familiar. Pertenecía a la mujer deportada y al esposo que agonizaba en otro campo de concentración, si no estaba ya [31] muerto. La biografía de Hitler debe ser reescrita a la luz de las informaciones recogidas a consecuencia de las investigaciones científicas desembarazadas de mentiras y de embellecimientos oficiales.

Es solamente por una genealogía rigurosa —como la que ha sido establecida en América relativa a los 2. Si el padre del Fürher hubiese sido esterilizado a tiempo o si a su madre se le hubiese impedido llevar a término su embarazo, es cierto que la humanidad hubiese contado con un verdugo menos; y no es exagerado decir que los numerosos, muy numerosos desastres que encontraron su fin en la guerra mundial de hubieran podido ser evitados.

Pero insistimos sobre la necesidad de ver aplicadas las leyes de la eugénesia, negativa y positiva, si queremos beneficiar realmente de la paz y gozar de un nuevo orden de cosas, nosotros supervivientes de la segunda guerra mundial; nosotros y nuestros sucesores.

Ante todo, la solución del problema pertenece a la medicina social —es decir, a esta vasta acción de estudio de las causas disgénicas y de represión de las tendencias mortíferas y destructivas, manifestadas por centenares de millares y de millones de individuos instruidos en las escuelas y los campos militarizados.

Y esto depende de la suma de energías morales, intelectuales y físicas que posee un pueblo; de suerte que lo que resta del pasado histórico de este pueblo es una huella dolorosa. Otros pueblos han dejado rastros luminosos por sus obras en el dominio del bien, de la belleza y de la verdad. He aquí por qué la frase de Sócrates: Estas líneas, escritas por un sabio neurólogo y psiquiatra, el profesor G. Librairia Académica, Bucarest, Pues la finalidad perseguida por el eugenismo, como muestra el profesor G.

El eugenismo tiene, pues, un lado negativo y otro positivo. Es cierto que la ciencia eugénica empieza a ser aplicada en ciertos países en gran escala. Funcionaban tribunales eugénicos y 26 Tribunales de Casación; se había preparado un personal técnico y jurídico en escuelas especiales.

Los motivos de esterilización eran la debilidad mental, la demencia precoz, los estados de manía depresiva, la enfermedad de Huntington, el alcoholismo grave, las deformidades corporales, así como la epilepsia, la ceguera y la sordera hereditarias. En , se intentaron Aplicada bajo el aspecto de una vasta acción de higiene de la raza, la ley sobre la esterilización ha sido extendida a todos los individuos atacados de enfermedades hereditarias. Eran los signos anunciadores del hundimiento final, del caos en el cual el Tercer Reich debía disolverse y aniquilarse, semejante a un bosque podrido, con las raíces hundidas en pantanos envenenados.

Alemania, lo mismo que Italia y el Japón —los tres países que poseen un surplus de población, educada en el culto de la fuerza bruta, del imperialismo militarista y obscurantista, del que surgió el incendio que ha asolado el mundo de hasta — ha sido vencida y ocupada por los aliados.

A esta paz tienen igualmente derecho los individuos de los países dictatoriales que han resistido y sobrevivido a los horrores del antiguo régimen.

Millones de tales sub-hombres deben ser realmente reeducados como si se tratase de débiles mentales. Y si son incurables, deben ser esterilizados, pero teniendo en cuenta todas las reglas de una ciencia honrada y prudente. En Alemania, la operación de la esterilización debería ser efectuada por los alemanes que, por su resistencia al frenesí del Mal, han probado —en su propio país y en el exilio— que existe todavía una esperanza de redención, incluso si los culpables se han hundido todos en el abismo de su abyección, arrastrando con ellos a numerosas víctimas inocentes.

Este ideal no es sino una de las tantas manifestaciones del romanticismo antropológico. Netamente braquicéfalos han sido figuras representativas de Alemania: El mito ario entra perfectamente en el cuadro de la mística nacional-socialista. Por un lado exalta el sentido nacional, por otro halaga al pueblo confiriéndole una especie de nobleza congénita.

Ciertamente, hay verdad en este cuadrito de un oficio de investigaciones genealógicas trazado por el Voelkischer Beobachter, de Munich, en agosto de Me encontraba en el escritorio de la mujer de ancestros de la oficina de investigaciones genealógicas de Munich. Después de varias personas que habían ido para informarse, se hizo entrar a un joven que iba a casarse y tenía necesidad de establecer la lista de sus ascendientes.

Una quincena antes había hecho su pedido y ahora la mujer de ancestros se puso a leerle la lista de sus abuelos. Al contrario, en los no-nórdicos la masticación vertical tiende, como en los animales, a ser ruidosa. Se la ve gesticular hipócritamente, feliz de poder ser molesta. La antropología hitleriana enseña:. El cuadro de las razas debe considerarse en distintas familias alemanas. Esta herramienta de reemplazo de los ideales religiosos preconcebidos y la reconfiguración de la iconografía religiosa marcó el inicio de una producción desafiante.

Me gusta la descripción que hace la curadora de la exposición, la Dr. Ulrike Lorenz del joven Dix: Los historiadores del arte llamarían verismo a esta forma de desenmascarar la sociedad. Para él, el cuerpo de la prostituta se convirtió en el sitio de discursos de intersección sobre corrupción urbana, sexualidad asesina y corporeidad grotesca. Al término de la Primera Guerra Mundial, Dix se fascinó por la figura de las prostitutas y visitaba frecuentemente los burdeles de Dresde en el distrito rojo de Zegelgase.

Es así que todo lo excéntrico halla en él una resonancia apasionada. Podía por ello representar a las prostitutas con minucioso detalle y sus obras reflejan esa aguda capacidad de observación desprovista de juicios morales. A diferencia de sus antecesores, Dix no recrea a la prostituta joven, sensual y erotizada, muestra a los personajes reales y caricaturizados que viven al margen de la sociedad, sentía que les otorgaba un sentido de dignidad y aire desafiante.

La obra Visita a Madame Gericault muestra a la prostituta como herramienta de guerra y presión. Los adornos de flores en su cuerpo no cubren su monumentalidad grotesca. Los soldados como víctimas del sistema descubren la realidad de la prostitución al mismo tiempo que la realidad bélica. Retrató prostitutas con la intención de manifestar su autenticidad, eran mujeres que se aproximaban a la sexualidad sin sentimentalismo de por medio, el sexo como profesión.

El ideal y fuerza de Eros removido de todo ideal de belleza, la sexualidad como realidad contundente. Algunas historiadoras del arte como Griselda Pollock toman en cuenta el papel de la prostituta al preguntarse: Asimismo, Linda Nochlin observa que el tema antes tratado de manera negligente o menos serio muestra la consistencia que el Realismo tuvo para demostrar lo real.

Para Dix, la mujer es el principio, el origen de la vida y la creatividad que estimula su propia producción.

Las obras en papel de a muestran prostitutas asesinadas, brutalmente apuñaladas, ahorcadas y violadas. Utilizaron el crimen como herramienta en contra de la sociedad hipócrita que no había cambiado sustancialmente después de la Primera Guerra Mundial, el aumento de prostitutas y burdeles, el tema de la sexualidad y las enfermedades de transmisión sexual eran omnipresentes en las grandes ciudades. Las obras de Dix desenmascaran a esa sociedad y arrojan luz de la naturaleza de los impulsos humanos, a veces vitales a veces violentos.

Encontraba en estas composiciones realidades que valían la pena representar. Para estos años los alemanes estaban hambrientos de entretenimiento erótico, hombres y mujeres, y muchos clubs nocturnos satisficieron ese deseo. Después de la guerra, la censura se abolió en diferentes campos artísticos, por lo que las bailarinas nudistas pronto tuvieron fama, como la aclamada Anita Berber, a quien Dix pintaría posteriormente.

La popularidad en la prensa, literatura y cine de personajes de asesinos seriales como Jack el Destripador, y las nuevas ciencias como la psicología y la criminología se reflejaron en este tipo de manifestaciones. Dix atacó la miseria e hipocresía de la pequeña burguesía con sus despiadados retratos sociales de prostitutas viejas que resultaban una provocación para el buen gusto, y que poco después traerían problemas con la fiscalía.

Sobre este suceso su compañero Gert Wollheim escribió: A lo que Dix contestó: Esa es la herramienta de trabajo de la dama.

baile de prostitutas prostitutas nazis Culquiera que hay leido sobre nazismo estara de acuerdo. Creció en una familia llena de amor, con una madre que se ocupó de ella, y nunca dudó de su pasado. La gente las juzgaba. Y si son incurables, deben ser esterilizados, pero teniendo en cuenta todas las reglas de una ciencia honrada y prudente. Aunque su aplicación fue escasa, quienes no lograban superarla se enfrentaban a la esterilización forzosa. Murió tras una dolorosa agonía.

0 thoughts on “Baile de prostitutas prostitutas nazis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading